Tras la debacle electoral del 2 de junio que lo coloca en un cuarto lugar en el Congreso, el PRI llevará a cabo “el cambio más profundo” donde no se descarta nueva imagen para el tricolor, pero el cambio de dirigencia aún está a discusión, pues “no es concurso de complacencias musicales”.

Así reviró el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, a sus detractores y quienes exigen su renuncia a la presidencia del tricolor luego de los desastrosos resultados electorales que tienen en caída libre al partido desde que el campechano asumió ese cargo.

De cara a la 24 Asamblea Nacional del PRI, en una reunión a puerta cerrada como ya es costumbre en el tricolor, Alito adelantó que “sin duda se llevara a cabo un cambio profundo” al tricolor. Y sostuvo que, si se tiene que reformar a fondo a este partido, con nuevas propuestas y una nueva imagen, se llevará a cabo.

“Lo vamos a hacer, porque tenemos un gran partido, que seguirá siendo un gran partido, pero los partidos también cambian, se modernizan. Y yo creo que llegó el tiempo de impulsar la modernización y el cambio más profundo del PRI”, aseveró.