Exceso de lluvias genera retrasos en entregas y disminuye utilidad de agricultores, lo anterior a pesar del incremento de precios en diversos productos; en años pasados una tonelada de cebolla rondaba en los ocho mil pesos, a la fecha se encuentra en 20 mil tras los altos insumos; no obstante, las ganancias no son mayores.

Roberto Baca Perea, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en el distrito de Jiménez indica que los precios de artículos como el chile jalapeño han alcanzado de los ocho mil a los 12 mil pesos, precio que en temporadas pasadas rondaba los dos mil pesos.

En este sentido, indicó que el alto costo de estos artículos parte en primera instancia por el costo de producción que derivó en una menor oferta del producto, por lo que a pesar de que suben los precios de estos artículos, las ganancias son absorbidas por factores como el exceso de humedad y el retraso en entregas.

“El chile alcanzó un buen precio este año, va de los ocho mil a los 12 mil pesos dependiendo de la calidad, pero el problema es que cuando lo mandan al sur de México llega todo batido y enlodado”, detalló el funcionario de Gobierno Federal.

El entrevistado aseguró que es el agosto con más lluvias solo por debajo de agosto de 2016; comparó los 198 milímetros captados durante el mes que acaba de concluir, con los 216 milímetros registrados hace más de un lustro; “Sacaron para los gastos, pero las ganancias no aumentaron, el trabajo de la gente del campo es bastante sacrificado y a veces no es bien recompensado” declaró el jefe de la Sader.

Cabe mencionar que las lluvias tienen efectos positivos en el campo, más tomando en cuenta las condiciones de sequía en las que se atravesaron ciclos agrícolas anteriores disminuyeron la producción del chile, factor que derivó en un alza de precio.