Un juez de distrito de El Paso (Texas) emitió este martes un fallo que protege a una red de albergues de migrantes contra los intentos de las autoridades texanas para cerrarlos.

El juez Francisco Domínguez desestimó los argumentos del fiscal general de Texas, Ken Paxton, para clausurar los refugios, acusándolo de «acosar impunemente una organización de derechos humanos».

El fallo estipula que el procurador violó los derechos constitucionales de la organización Annunciation House al intentar obtener documentos sobre su funcionamiento interno.

«La petición para examinar documentos fue un pretexto para justificar el acoso» por parte de la oficina del fiscal «a los empleados de Annunciation House y a las personas que buscan refugio», señala el juez en un documento judicial.

El pasado mes de febrero, dos funcionarios de la oficina de Paxton pidieron acceso tanto a la sede como a documentos de la organización. Su director, Rubén García, se negó a dejarlos entrar y con eso comenzó la batalla en los tribunales.

“Conducta criminal sistemática”

El estado acusa a la organización de una «conducta criminal sistemática» al «facilitar los cruces fronterizos» y esconder a «migrantes ilegales» de las autoridades.

Los abogados de Annunciation House han sostenido que lo que el estado está haciendo es «buscar una excusas para acosar y cerrar» sus albergues.

Las acciones de Texas contra la organización, fundada en 1978, se engloban en una serie de medidas antimigrantes tomadas por el gobernador republicano Greg Abbott en los últimos años, incluyendo la militarización de la frontera sur.