Ciudad Juárez, Chih., Debido a la sequía, tres presas de Chihuahua están a niveles mínimos, informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua): El Rejón, en la capital del estado, se encuentra a 3.13 por ciento de su capacidad; la Chihuahua, en la misma ciudad, en 11.10, y Piedras Azules, en el municipio de Allende, en 4.26 por ciento.

La Junta Central de Agua y Saneamiento (JCAS) estatal, además, reportó que el embalse Parral, en la ciudad del mismo nombre, se encuentra a 2 por ciento de su cupo.

Agricultores de Parral explicaron que en el vaso de la presa “se ven peces muertos por todos lados”. Este embalse no está incluido en el reporte de la Conagua por su menor tamaño.

Hace dos semanas habitantes de Parral empezaron a informar que el dique no almacena más que “un charcote”. Una brigada de la JCAS confirmó que “quedó seca; de lo que fue una gran presa sólo quedaron encharcamientos y peces muertos”, escribió un poblador en redes sociales. Otro dijo: “Se desconoce el motivo por el cual la presa amaneció en ese estado”. Sobre este caso la JCAS y la Conagua no han emitido información oficial.

Otras presas chihuahuenses corren riesgo de secarse. Además de las mencionadas, destacan El Granero, en Aldama, que puede recibir 284.38 millones de litros, pero tiene apenas 41.58 millones; El Tintero, diseñada para 125 millones de litros, tiene menos de una cuarta parte, 30.79 millones; La Boquilla, la más grande de Chihuahua, en el municipio de San Francisco de Conchos, con capacidad de 2 mil 846.78 millones de litros, tiene actualmente 581.69 millones.

El dique Las Lajas, en Buenaventura, tiene 21.9 millones de litros, aunque puede captar 83.27 millones; Las Vírgenes, en Rosales, construida para 333.32 millones de litros, tiene 95.76 millones, y en Coronado el embalse Pico del Águila sólo aloja 18.91 millones de litros, aunque tiene espacio para 48.28 millones.