La Máquina no resistió

Concachampions. Pese a que se puso en ventaja, Cruz Azul terminó por sucumbir frente al LAFC de Carlos Vela, quien marcó de penal; América también cayó ante Atlanta, pero avanzó por el marcador global.

América, sí; Cruz Azul, no. En los duelos directos entre los equipos de la Liga Mx contra los de la MLS hubo paridad: avanzó uno de cada competición. Las Águilas solo hicieron válida su renta de la ida, en la que ganó 3-0, pese a la derrota por la mínima ante el Atlanta; en cambio, La Máquina trató de levantar la cara en la Concachampions, pero solo sirvió para cerrar un año que se convirtió en una pesadilla. No aguantó y el LAFC de Carlos Vela lo echó.  TRISTEZA CELESTE A Cruz Azul se le acabó el buen juego hace dos semanas en el Azteca, cuando goleó a Pumas; después llegó la caída libre que se prolongó hasta anoche por el compromiso en la Concachampions. Trató de competir, se puso en ventaja, pero no le alcanzó; al final, el LAFC le dio la vuelta y terminó con un diciembre pavoroso para La Máquina.

Fue un partido movido. Cruz Azul tuvo un gol anulado de Romo y el conjunto angelino le respondió con un disparo al travesaño de Rossi. Y las cosas pintaban bien para La Máquina, cuando a los 13 minutos el conjunto angelino perdió la pelota en la salida, Orbelín Pineda la tomó y justo cuando se iba a plantar frente al portero, fue derribado en el área; al 15’ Yoshimar Yotún hizo efectivo el penal con una ejecución a lo Panenka. La Máquina ya ganaba 1-0. Al 32’, LAFC estuvo cerca de igualar, cuando Vela le puso un gran servicio a Kane, quien le estrelló el balón a Jurado. Los Ángeles ya tenían el control del partido, pero les faltaba ese último toque, hasta que Carlos Vela se inventó un penal que le compró el árbitro. El mexicano tomó la pelota y venció a Jurado al minuto 39. Eso despabiló a La Máquina, que en un contragolpe estuvo cerca de retomar la ventaja, pero Alvarado cruzó mucho su disparo. Ya en el complemento el dominio fue total del LAFC. Rossi sacó un disparo que Jurado salvó con una buena estirada; sin embargo, el marcador se inclinó a su favor hasta que Opoku, quien tenía unos minutos e el campo, prendió una pelota con un disparo cruzado que superó a Jurado. Suficiente para quebrar a esta versión deprimente de Cruz Azul. AMÉRICA, MUY CONFORMISTA El ADN americanista brilló por su ausencia en la cancha del Exploria Stadium, las Águilas fueron conformistas, displicentes y el mote del “más ganador” les quedó muy grande, al menos anoche.

Sí, el América avanzó a la Semifinal de la Concachampions 2020, pero lo hizo alejado de sus ideales, sin ir a rematar a un rival que hizo figura a Guillermo Ochoa, pero apenas ganó por 1-0 para un global de 3-1 para los mexicanos. Es cierto que Miguel Herrera tuvo que hacer malabares para armar el mejor once titular ante las bajas que tuvo por lesión y contagio de covid-19. Atlanta necesitaba hacer un juego perfecto, anotar rápido y no recibir, porque al ser “local” si América le anotaba al menos un gol lo obligaba a marcar cinco. El United tenía el balón, sin muchas ideas buscaba descontar, mientras los de Coapa parecían consentirlos, los dejaban llegar para después intentar cazarlos en el contragolpe. Al 23’, el argentino Ezequiel Barco dejó ir el gol, tras recibir pase filtrado que lo dejó solo ante Memo Ochoa, quien atajó un disparo que iba buscando la base del poste derecho.

Sebastián Córdova tuvo el gol al minuto 33, tras un pase de Roger Martínez, pero su remate salió franco a las manos del portero Brad Guzan. De las pocas que generó América. La imagen que ofrecía el más ganador del futbol mexicano estaba muy lejos del famoso ADN americanista, se veía un equipo conforme con lo que estaba pasando y no buscando rematar a un rival que se le iba la vida a cada minuto. Atlanta tuvo el gol al minuto 68, pero primero Érick Torres, quien había entrado de cambio, y después Jake Mulraney desaprovecharon frente a Guillermo Ochoa, que atajó a pie firme sus remates. El portero americanista mantenía la tranquilidad en esta eliminatoria. El Atlanta United encontró premio al 82’, cuando el recién ingresado Jackson Conway marcó de cabeza el 1-0 que no iba a ser suficiente, pero hacía justicia en el marcador para lo que se vio sobre el terreno de juego. América está en la antesala de una nueva Final de Concachampions, pero deberá mandar traer su ADN desde México de forma urgente si quiere llegar al periodo grande y llevarse el título. Su siguiente rival será el LAFC de Carlos Vela y para nada se vislumbra que sea tan errático como el Atlanta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *