«Voy a ser gobernadora»; Maru Campos no abandona sus aspiraciones, pese a persecución política

En entrevista, revela alcaldesa que fractura con gobierno estatal no fue sólo política, pues incluso ha mermado en seguridad y obra pública

“Voy a ser candidata y gobernadora por Chihuahua, voy a luchar como a mi madre le tocó defender a sus tres hijos y sacarlos adelante, sé lo que es defenderse y sobrevivir, mi infancia no fue fácil y logramos salir adelante. Hay de por medio muchas injusticias que me están desprestigiando no sólo en lo político”, dijo la presidente municipal María Eugenia Campos Galván al asegurar que seguirá con su intención por la gubernatura.

En entrevista exclusiva para El Heraldo de Chihuahua, afirma que para ella su imagen personal se está desprestigiando a raíz de una ruptura política con el gobernador Javier Corral Jurado, con quien desde hace más de un año no ha tenido contacto y en cambio sólo la ha señalado públicamente, sin que a la fecha logre presentar algún documento que acredite sus dichos.

También argumenta que el caso en su contra no ha contado con un solo elemento desde hace cinco años y en cambio la ha perjudicado, pero asegura que no se rendirá por nada y además pidió a los chihuahuenses que tampoco deserten y la acompañen en esta lucha que no es sólo de Maru Campos.

A esta insistencia de acusaciones la cataloga con un dicho como “difama que algo quedará”, pero afirmó que su vocación y misión ha sido servirles para mejorar sus condiciones y dejar de lado el poder o el dinero.

Cuestionó la forma en que el gobierno del estado ha utilizado a diversos actores públicos para fincar responsabilidades en su contra, asimismo aseguró que nunca recibió un criterio de oportunidad formal u oficial de la Fiscalía General del Estado, sino que fueron invitaciones de gente cercana al gobernador que le dijeron que tomara ese criterio y aceptara haber recibido dinero de forma indebida de la pasada administración.

Entre aquellas personas que le hicieron la invitación fue el senador con licencia y candidato a la gubernatura, Gustavo Madero, así como la dirigente estatal del PAN Rocío Reza y otras personalidades afines al mandatario, pero nunca a través de un canal oficial, como lo ha venido señalando el gobernador en sus declaraciones públicas.

A pesar de esto que considera una persecución política, sus diferencias en el partido y otra serie de obstáculos, nunca descarta abandonar su carrera para la gubernatura, y en cambio ha analizado una serie de posibilidades de lo que llama una “alianza ciudadana” en la que se integren muchos proyectos de todas las ideologías y partidos para armar un proyecto único que pueda definir el rumbo del estado.

Cuando llegue a la gubernatura, continuaré con Operación Justicia para Chihuahua

“No lo voy a perseguir, vamos a actuar si encontramos irregularidades contra Javier Corral cuando llegue a la gubernatura, aunque sea él o contra el que fuera tenemos que actuar, me encantaría seguir con la Operación Justicia para Chihuahua”, refirió la alcaldesa.

Añadió que entre las prioridades con los chihuahuenses, también se deben tomar algunos temas prioritarios como la salud, la reactivación económica, seguridad pública y principalmente la unidad de todos para poder mejorar las condiciones del estado, para un beneficio común.

Recuerda que antes de que se “destapara” la confrontación entre ambos, debía “aguantar” las ofensas en corto, humillaciones, los gritos, falta de coordinación y la indiferencia tan marcada que mantenía sobre la ciudad de Chihuahua, pero que lograron enfrentar gracias al apoyo de la ciudadanía.

“Vengo de una familia de muchos valores, de defender la justicia, de no tener malas entrañas; me enseñaron que a pesar de estar en la política que hagan y te barran, me enseñaron a no sacar los malos hígados, pero me enseñaron a defenderme, porque tengo una mamá que le tocó luchar por tres hijos y los tuvo que defender de muchas cosas, sé lo que es defenderse”.

“Pudimos salir adelante sin el gobierno del estado y sin la federación, pero ya no podíamos tolerar que se metieran en la integridad de una servidora. De cada peso que tuvimos en obra pública, 89 centavos fueron de ingreso propio del municipio y el resto fue del gobierno federal o el gobierno estatal”, recuerda la munícipe desde su fractura en 2017.

Comparó que ni en los peores momentos como el del exgobernador José Reyes Baeza y Juan Blanco se había “castigado” tanto el apoyo al municipio de Chihuahua, pues consideró que quizás ha sido el más bajo en la historia, al recibir sólo 11 centavos de cada peso invertido en materia de obra pública.

“Hay que recordar que desde 2017 se llevaron a los policías estatales a Juárez y a la Sierra Tarahumara; la ciudad desde hace cuatro años se cuida sola con policías municipales, eso qué significa: tres o cuatro veces más patrullajes, más combustible, más policías, dar servicio social y otros estímulos”, abundó.

Resaltó que en materia de seguridad también tuvieron una serie de fracturas, pues a pesar de todo utilizaban elementos y herramientas de la ciudad para llevar a cabo operativos de la Fiscalía General del Estado y una serie de intervenciones más.

Maru Campos manifestó que esta problemática es la misma que mantiene con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pero que la diferencia está en que la federación lo dejó solo y él no termina haciendo el trabajo, “sólo se cruza de brazos y dice ‘no me dieron dinero y no hago nada’, mientras que nosotros nos fajamos, vemos de dónde y sacamos la chamba”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.